ropa impermeable

 

UN POCO DE HISTORIA: IMPERMEABILIDAD Y TRANSPIRABILIDAD

 

Las prendas impermeables y transpirables para actividades al aire libre han sido probablemente el mayor avance en vestimenta del último siglo, donde su principal componente es la membrana interna.

En 1976 Bob Gore comercializó las primeras prendas que no sólo podían considerarse impermeables, sino que transpiraban evacuando el sudor al exterior.

Parecía incomprensible, contradictorio y absurdo provocando una alta incredulidad; la historia comenzó cuando en 1971, Bob Gore, descubrió en el laboratorio que habían instalado sus padres en el sótano de su casa las posibilidades de expansión del politetrafluoroetileno (PTFE, conocido como teflón), descubierto accidentalmente por Roy Plunkett en 1938, mientras trabajaba en Nueva Jersey para Dupont.

Pero…¿en qué consiste? Si se estira un trozo de teflón, el mismo empieza a crear pequeños agujeros, poros, de una forma similar a lo que ocurre si estiramos la membrana que rodea a algunas piezas de carne, o un chicle.

Al expandir el PTFE con el objeto de crear Eptfe, Gore-Tex crea una estructura microporosa compuesta por un 70% de aire donde éstos microporos son los que permiten la evacuación de la humedad interna. (en cada cm² hay 1.400 millones).

 

LA MEMBRANA EPTFE, IMPERMEABLE Y TRANSPIRABLE, GORETEX

 

No es muy difícil entender porqué en una membrana porosa, la humedad puede salir. Viendo la fotografía de la membrana al microscopio, no hay duda.

Pero no cuadra con el otro factor de ecuación…¿cómo puede ser que la humedad pueda cruzar a través de esos poros de dentro a fuera, pero no pueda hacerlo de fuera a dentro?

 

La respuesta viene dada por la disociación molecular que se produce en las moléculas de agua al pasar de estado líquido a gaseoso., es decir, el agua de lluvia que cae sobre la chaqueta en estado líquido, no puede penetrar al interior porque la asociación de moléculas que forma una gota es de mayor tamaño que el poro.

Pero nuestro sudor, al evaporar el calor corporal, si que puede salir al exterior a través de estos poros, porque sus moléculas se han disociado al cambiar al agua de estado a vapor. ( una gota de agua es 20.000 veces mayor que el poro, pero una molécula (vapor), es 700 veces menor que el poro.

 

IMPERMEABILIDAD

 

Más que impermeabilidad deberíamos de hablar de resistencia al agua ya que pocas cosas hay que sean impermeables, incluido el plástico.

Consideramos que una prenda es impermeable cuando su resistencia al agua sea tal que, en casi todas las ocasiones, aguantará las condiciones meteorológicas que podamos encontrarnos en la montaña.

Las pruebas de medición de la resistencia al agua se realizan bajo la norma ISO 811:1981, empleando unos aparatos que miden lo que se denomina “columna de agua”. Ésto significa que se coloca un tejido plano y tenso, sin que nada le roce por debajo ni por encima, se coloca un tubo cuadrado de 1×1 pulgadas encima, y se va llenando de agua, lo que hace aumentar la presión, hasta que finalmente acaba traspasando el tejido.

La medida en milímetros de la altura del agua en el tubo indica la impermeabilidad; de ahí que, para medir la impermeabilidad, en las etiquetas de las chaquetas podamos ver lo que se llama “columna de agua” y su medición en milímetros…a más milímetros, mayor impermeabilidad.

TRANSPIRABILIDAD

 

Indica la capacidad que tiene la humedad para atravesar ese mismo textil, y cuanto menos resistente sea a la penetración, mejor será.

Además nos indica la capacidad que tiene para evacuar la humedad interior, provocada principalmente por el sudor, manteniéndonos secos.

 

De nada sirve comprarse un impermeable de plástico grueso como los que se emplean en algunos trabajos para mantenernos secos cuando llueve. Su impermeabilidad es altísima, podemos estar días parados bajo la lluvia con ellos sin mojarnos, pero a no ser que las condiciones sean heladoras, y que nosotros no nos movamos, acabaremos empapados por nuestro sudor, con el mismo problema de enfriamiento corporal que si no lleváramos una prenda impermeable, con el agravante de la deshidratación que sufriremos.

 

No es agua en estado sólido lo que evacuamos, sino vapor de agua. Nuestro organismo en caso de sobrecalentamiento, exuda sudor que se queda en la piel. El calor corporal hace que se evapore, y al hacerlo roba calor del cuerpo, bajando la temperatura de la piel y el organismo (es su manera de “refrescar” el sistema corporal), es decir, el sudor se evapora por contacto con el sudor del cuerpo y entonces, en forma de vapor de agua, adquiere características necesarias para “entrar” por los microporos de la membrana y salir al exterior.

 

Este proceso no es tan rápido como el paso del líquido a través del tejido no impermeable; iremos produciendo humedad, que tendrá que ir evaporando, y

poco a poco salir.

Por eso que una chaqueta impermeable sea transpirable no significa que vayamos a ir siempre secos. Significa que el textil colabora para que la humedad se minimice y evitemos problemas graves.

 

MEDICIÓN DE LA TRANSPIRABILIDAD

 

Se mide de forma más compleja, y además las condiciones extremas como pueda ser la humedad relativa y absoluta del ambiente, diferencia de temperatura entre el interior y el exterior, influyen mucho en la misma.

En Europa hay un método fiable: norma europea ISO 11092.

Se expresa en RET (resistencia textil a la evaporación), medida en m²/pa/w. Al indicar resistencia a que la humedad cruce la membrana, cuanto menor sea el número RET, mayor transpirabilidad.

Algunas marcas pueden expresar en gramos la transpirabilidad. Esto indica la cantidad de humedad que pueden evacuar en un tiempo determinado; en este caso, a mayor número, mayor transpirabilidad.

 

No son pruebas optimizadas para condiciones de montaña (uso humano y no industrial), lo que genera siempre una diferencia de temperatura interior (mínimo 36º), y exterior, etc. pero son muy útiles para poder comparar entre ellas, ya que todas se miden igual.

 

La transpirabilidad en uso y no en laboratorio, dependen de más factores, como por ejemplo el uso del sistema de capas (2 capas, 2.5 capas, 3 capas) y de la manera que se integran en los tejidos para crear prendas.

 

El empleo de una membrana…2 capas, 3 capas

 

La membrana es un elemento interno, de apenas 0.01 mm de grosor, y que para utilizarla hay que laminarla colocándole un textil protector exterior y otro interior (laminado: capa exterior – en medio la membrana – capa interior).

Existen varias formas de hacerlo, y tendremos la famosa frase muy conocida por todos de “un 3 capas”, ó “un 2 capas”.

 

  • Gore-tex 3 capas: con una capa de protección exterior, la membrana y un forro interno. Las prendas más deportivas están realizadas con 3 capas, ya que minimizan el peso, volumen y dan mayor libertad de movimientos.
  • Gore-tex 2 capas: protección exterior y membrana, ambas integradas y que para evitar que la membrana se dañe, se suele incorporar un forro interno de rejilla separado, siendo esta prenda un poco más pesada y voluminosa.
  • Gore-tex 2.5 capas: es un 2 capas al que, en lugar de colocar un forro interno de rejilla, se le realiza algo parecido a un dibujo en relieve en su interior para miniizar el roce y el desgaste de las membranas. Es algo menos duradero que los otros.

 

TIPOS DE MEMBRANAS GORE-TEX

 

GORE-TEX: es la básica, muy eficaz, con una impermeabilidad y resistencia al viento muy alta. Posee algo menos de transpirabilidad y se aconseja para senderismo, montañismo, etc.

Una de las características de esta membrana es que se puede laminar sobre materiales más suaves y dúctiles, por lo que las prendas son más cómodas.

 

GORE-TEX ACTIVE: nació debido al gran aumento experimentado por las actividades rápidas de montaña como trail running, BTT, esquí de travesía. Son ligeras y muy transpirables.

Una de sus características es que internamente son agradables, debido a que los corredores o alpinistas rápidos se coloquen la chaqueta en determinados momentos con partes de la misma directamente sobre la piel.

 

GORE-TEX PRO: es el tope de gama y se emplea en alpinismo técnico, montañisno duro, actividades de varios días en montaña, esquí extremo, travesía alpina, escalada alpina, etc. y es extremadamente transpirale.

 

Otro tipo de membranas: la membrana eVent junto a GORE-TEX son las más transpirables del mercado. Es una membrana compuesta de microporo, al igual que Gore-tex, pero en lugar de una lámina de PU para proteger la membrana, la protección es individual en cada filamento, por lo que ofrece menor resistencia a la transpiración.

 

The North Face tiene una membrana propia llamada DRYVENT, que utiliza en algunas de sus prendas de gama media (en el resto siempre Gore-tex).

Patagonia que también emplea Gore-tex en la mayoría de su gama, emplea su propia membrana para algunos productos de gama media, llamada H2No.

 

Tratamiento de repelancia al agua, DWR

 

DWR significa durable water repellent (repelencia al agua permanente), en el que prácticamente todos los tejidos exteriores empleados para chaquetas y pantalones con membrana, lo llevan, de una manera u otra.

El tratamiento DWR también se llama deperlante donde el agua permanece como perlas, como gotitas de agua adheridas al tejido.

Este sistema evita que el agua empape el tejido exterior, ya que si se empapa ganará peso (seguirá siendo impermeable), y sobre todo la prenda perderá parte de su transpirabilidad.

El motivo es el siguiente; la humedad creará una capa que bloqueará en buena parte los poros de salida de vapor, el agua no entrará, pero el vapor tendrá serios problemas para salir.

 

CURIOSIDAD IMPORTANTE: ¿porqué una chaqueta llega a 20.000 mm y una tienda de campaña impermeable tiene una columna de agua de 3.000 mm?

 

La tienda de campaña: una tienda de expedición, preparada para la peor tempestad, puede tener una columna de agua en su doble techo de entre 1.200 mm y 3.000 mm tan solo, pero eso sí, empleará material de 10.000 mm.

Un doble techo tenso no aguanta roces externos, así que la columna de agua de laboratorio es muy similar a la de las condiciones de campo (2.500 mm ya se considera impermeable); un suelo aguanta presión contra el suelo al haber alguien dentro, y con una columna de agua de 3.000 mm, calaría. En parte tiene el mismo problema que una chaqueta.

Seguro que hemos vivido la siguiente experiencia: cuando uno está dentro de una tienda de campaña “normal”, si su cuerpo o su mochila rozan las paredes mientras llueve, el agua entra por ese punto.

La chaqueta: Consultando la ficha técnica y etiqueta de una chaqueta conoceremos la resistencia al agua con la información de la medida en mm de su columna de agua.

 

  • 0-5.000 mm: 0 no es resistencia y 5.000 mm es una resistencia no muy alta, lluvia ligera, nieve seca, etc.
  • 6.000 mm – 10.000 mm: lluvia ligera a moderada, nevada moderada.
  • 11.000 mm – 15.000 mm: lluvia de moderada a fuerte, nevada fuerte.
  • 16.000 mm – 20.000 mm: lluvias fuertes a muy fuertes, tormentas intensas de nieve.
  • más de 20.000 mm: protección altísima.

Éstas cifras se consideran, en general, aceptadas como buenas en el mundo outdoor. En cambio, en otros ámbitos escucharemos que algo es impermeable a partir de 2.500 mm de agua. Eso es un 10% menos que algunas chaquetas de alta gama…dependen de varios factores, su explicación es la siguiente:

 

La presión; vemos que el test mide la altura del agua contenida en la columna, es decir, la presión del agua va subiendo según añadimos agua, hasta que traspasa el textil.

Esto significa que las presiones sobre el exterior de la chaqueta provocan que con menor cantidad de agua, ésta penetre.

Como ejemplo podemos decir que los tirantes de una mochila pesada, no sólo ejercen mucha presión sobre el textil, sino que además lo hacen en la zona de mayor exposición a la lluvia; no es difícil que una prenda cale por ahí…o los continuos roces de un alpinista contra la roca, o de diferentes partes de la prenda entre sí. Esto obliga a aumentar bastante la resistencia al agua “de laboratorio”, para un uso en exteriores.

 

La exposición temporal; normalmente buena parte del agua que cae sobre la chaqueta desliza, tras unas horas, el agua va realizando su efecto. Pocas prendas hay que aguanten sin calar, aunque sea en puntos concretos y levemente, una travesía entera de fuerte lluvia en la  montaña.

 

Además, el desgaste por el uso, las manchas y suciedad acumulada, etc. rompen las propiedades de la membrana. Por eso la membrana Goretex lleva una lámina de Poliuretano ultrafina que la protege, y otras como eVent, un tratamiento antioleico en sus fibras, para prevenir la pérdida de rendimiento.

Esto permite a eVent ser más transpirable, pero la chaqueta necesita mantenimiento, mientras que Gore-tex es más resistente.

Podemos decir que sobre el terreno, la resistencia real al agua viene marcada por la relación columna de agua, presión externa/roce, y el tiempo de exposición a la misma.

Marcas como Goretex o eVent, realizan sus prendas de manera que tras un desgaste extremo por el uso, suciedad etc. sigan manteniendo al menos un 60% de sus propiedades y que tengan una resistencia al agua que permita su uso con tranquilidad, así que se construyen con alta resistencia pensando en compensar esa pérdida.

CONCLUSIONES FINALES

 

Buscamos una prenda que reúna una serie de características con dos pilares fundamentales como son la impermeabilidad y la transpirabilidad.

Hoy día en el mercado, existen tantos avances aplicados a las prendas deportivas que encontrar un material de 10 es muy difícil no encontrarlo…¿puede resultar algo caro?, puede ser, pero las garantías que nos dan estas prendas son un seguro de vida en condiciones climatológicas extremas.

Cremalleras selladas, elasticidad, ligereza y comodidad, detalles reflectantes para durante la noche, el peso, la posibilidad de guardar la prenda en apenas un puño de tamaño en su bolsillo de plegado…estas y muchas otras características hacen de estas prendas que sean imprescindibles contar con ellas para nuestro material deportivo y su práctica.