PILATES

Es una disciplina deportiva en la que se trabajan como partes fundamentales la reeducación postural y la práctica del cuerpo y de la mente, y cuyos objetivos principales son principalmente fortalecer la musculatura desde la más profunda hasta la más superficial, mejorar la flexibilidad y mejorar la capacidad de concentración.

Este sistema de entrenamiento físico consta de ejercicios suaves y lentos, combinando trabajos concéntricos y excéntricos, isométricos estabilizadores, buscando fortalecer la musculatura.

Guarda relación con el Yoga ya que ambos comparten diferentes aspectos como el fortalecimiento del cuerpo, la mejora de la flexibilidad y la importancia de la respiración.

El Pilates se fundamenta en seis principios:

  • Concentración: será necesario focalizar la atención por completo en el cuerpo, los movimientos y la respiración…ser conscientes en todo momento de lo que se está haciendo para conseguir una conexión entre cuerpo y mente.
  • Control: Es importante que el cerebro controle cualquier movimiento para evitar movimientos rápidos, descontrolados, automatizados y en definitiva, incorrectos, ya que pueden derivar en lesiones físicas.
  • Centralización: según su creador, Joseph Hubertus Pilates, creó la idea del “centro de energía” o “mansión de poder”, que son las zonas en las que se concentra toda la energía necesaria para realizar los ejercicios. Según él, se sitúan en la parte inferior del tronco, por ello los ejercicios se inician en partes como los músculos abdominales, la zona lumbar, las caderas y las nalgas y desde ahí se extienden a las extremidades.
  • Precisión: se obtiene gracias al control que requiere cada movimiento. Cada movimiento tiene un propósito por lo que es clave ejecutarlo de forma precisa para que cumpla con su objetivo. Una mala ejecución dará lugar a posturas incorrectas y en consecuencia ocasionar lesiones, dolor, etc.
  • Fluidez : realizaremos movimientos de forma constante, sin detenerse entre unos y otros. Existen pequeñas pausas, pero tienen un lugar en el tiempo y una duración determinados que hay que respetar, como también hay que respetar el fluir natural del cuerpo y emplear el tiempo necesario para que los ejercicios se desarrollen de forma adecuada. Debemos prestar mucha atención al calentamiento; lo realizaremos de forma progresiva para que nuestro cuerpo vaya adquiriendo mas flexibilidad y amplitud en los movimientos.
  • Respiración: es fundamental y muy importante que vaya coordinada con cada movimiento llevando la respiración a un nivel diafragmático-torácico, ya que una respiración adecuada ayuda a controlar el ritmo, el volumen, el equilibro y la estabilización. Si respiramos de forma correcta aumentamos la asimilación del oxígeno y la capacidad respiratoria, a la vez de tener más consciencia de nuestro cuerpo y nuestra mente.

 

TIPOS DE PILATES

 

  • Pilates con aparatos: los ejercicios se realizan en las máquinas que inventó Joseph Pilates, además de los que han ido apareciendo con el paso de los años. Es un trabajo “más completo” por así decirlo, ya que con este tipo de máquinas aseguramos un factor de precisión muy alto de manera que las actividades sean más correctas y seguras.
  • Pilates suelo: nos posibilita practicar los ejercicios en cualquier lugar. Tan solo necesitaríamos una colchoneta o esterilla en el suelo para realizar los ejercicios…o bien, si nos encontramos en un entorno natural, poder trabajar sin ella. Podemos complementar esta actividad con aros, bandas elásticas, fitballs e infinidad de material deportivo que nos aporten más variedad de ejercicios.

 

BENEFICIOS PARA LA SALUD

 

Practicando de forma regular, el Pilates aporta múltiples beneficios para la salud, aunque su principal pilar es el Core, éstos son algunos de los principales:

– Aumenta la flexibilidad, la agilidad y la coordinación de los movimientos.

– Corrige hábitos posturales perjudiciales y reduce los dolores de espalda.

– Aporta vitalidad y fuerza.

– Nos ayuda a conocer mejor a nuestro cuerpo.

– Previene lesiones musculares y ayuda a los procesos de rehabilitación.

– Ayuda a reducir el estrés y la ansiedad a través del control de la respiración y la concentración.

– Ayuda a mejorar los sistemas sanguíneo y linfático.

– Tonificación muscular.

– Herramienta fundamental para cualquier disciplina deportiva.

 

CONCLUSIONES FINALES

 

El principal objetivo de este método es ejercitar nuestro cuerpo y nuestra mente a través del ejercicio, mejorando nuestra capacidad física, la concentración y el control apoyándose en dos pilares importantes, como es la educación de la respiración que acompañará en todo momento a los ejercicios, y el trabajo de Core, donde realmente reside nuestro centro de fuerza.

En sus orígenes se llamó Contrología, nombre otorgado por el propio fundador (Pilates), ya que recalca el uso de nuestra mente para controlar nuestro cuerpo, buscando un equilibrio y unidad entre ambos.