Con el “trabajo sucio” hecho de estos dos últimos días de temporal, hoy lunes comenzaba la semana con muy buen tiempo, y no solo hoy, para toda la semana cielo despejado, sol y ambiente anticiclónico, así que a disfrutar de los paisajes por fin; y sobre todo, hoy comenzaba la ruta alargando por los Lagos de Covadonga, para posteriormente, seguir alargando el día por la ruta del Cares.

 

Desayuno, terminar de preparar el equipo, toda la ropa seca y adelante con nuestra ruta; hasta los Lagos de Covadonga sería un “paseo” sin apenas dificultad técnica nada más que observar todo aquello que me rodeaba y echar una vistazo hacia atrás y ver aquellos macizos que ayer estaban cubiertos de un mar de nubes negras y hoy se veían despejados con todas sus puntas blancas cubiertas de nieve.

 

Desde el refugio de Vegarredonda dirección a Lagos de Covadonga ni me enteré; disfrutando y caminando a muy bien ritmo, sin darme cuenta llegué al majestuoso Lago Enol…hice una pequeña parada al pie del lago para quitarme toda la ropa de frío, botas, etc y ponerme cómodo, pantalón corto, zapatillas, camiseta manga corta, gorra, crema para el sol y seguir la marcha…que espectáculo de lago.

 

Era difícil poder caminar, mirar al frente y no apartar la vista de esta obra maestra inmensamente azul, y sobre todo la paz y tranquilidad que irradiaba; pero no acaba la cosa aquí, ya que a medida que sigues subiendo por el camino en dirección al otro lago, más espectaculares son sus vistas.

 

Arriba del todo, parada para contemplar el Lago Enol, y justamente a mi izquierda ya podía ver el otro lago, Lago de la Ercina, igualmente sin palabras con todo el telón de fondo que le rodea, esas montañas hoy nevadas allá al fondo. Me resultó mas impactante el Lago Enol que el Lago Ercina, no sé porqué, pero igual de espectaculares los dos sin duda alguna.

 

Dejando atrás los lagos, dirección ya al refugio Vega de Ario, la marcha continua con una subida constante, no muy dura pero si constante que se hace por momentos un poco larga; praderas inmensas, mucha diversidad de vegetación, etc disfrutando de esta ruta muy llevadera por senderos bien marcados, hasta que allá a lo lejos puedes ver el refugio.

 

Parada para coger agua, ya que ahora vendría el plato fuerte del día y contemplar donde se encuentra el refugio en mitad de la montaña…un entorno natural envidiable.

 

El plato fuerte del día es bajar durante 6 km el famoso Canal de Trea con 1.200 metros de desnivel negativo donde los primeros tramos son bajadas bastante asequibles pero a medida que vas bajando esa interminable canal, se hace más dura por su inclinación, piedra suelta y pasos por las corrientes de agua…la verdad que te deja machacado las piernas tanto tiempo bajando.

Hubo un tramo en el que parecía que te salías de la ruta, y tuve que volver mis pasos hacia atrás para volver a encontrar la senda o alguna señal que me garantizara que era por aquí; el track estaba claro que me marcaba una dirección…pero, ¿por aquí? Picos de Europa no me dejaba de sorprender.

 

Más de 2 horas bajando por ese tortuoso canal, durísima…a medida que vas bajando, ya escuchas que el rio Cares va a asomar en breve. Y así fué, llegas a la famosa ruta del Cares; a mi derecha el puente Bolín, y a mi izquierda el recorrido que debía seguir.

 

Por delante 10 km aproximadamente por ese desfiladero impresionante, impactante y con unas vistas espectaculares. Me habían dicho que esta ruta era muy bonita por todo lo que puedes ver, lo que te rodea…la verdad que estar ahí en vivo y en directo es otra cosa, es increíble.

 

Solo tocaba disfrutar de la ruta hasta llegar a Puente Poncebos donde terminaría mi larga ruta de hoy y podría descansar para el día siguiente.

La ruta del Cares me dejó sin palabras, el sonido del rio tan característico a su paso por ese desfiladero, la profundidad del lugar…impone.

 

Después de más de 9 horas de ruta, 35 km con 1.100+ y 2.300- total acumulados, terminaba este día, y joder que día. Tan solo quedaba descansar bien, comer e hidratarse lo mejor posible ya que mañana sería una etapa más corta, con mucho desnivel, pero asequible y con un poco de tregua para futuras etapas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad