Desde Posada de Valdeón comenzaba esta aventura en los Picos de Europa,  alojado en la Casa Rural Ezkurra, una casa rural muy acogedora, mi primera ruta marcada sería llegar hasta el refugio de Vegarredonda, pero que por motivos del temporal tuve que hacer la primera parada en el Refugio de Vegabaño, a escasos 11 km desde Valdeón.

 

A las 08:00 a.m partía de Valdeón, diluviando eso sí, pero las ganas, la ilusión y la motivación con las que afrontaba esta aventura, no podían detenerme. Botas, pantalón impermeable, chaqueta impermeable, guantes impermeables, cubre mochila para la lluvia…todo dispuesto para mojarme lo menos posible y llegar por lo menos hasta el primer refugio, ver si el tiempo mejoraba un poco y a partir de ahí decidir si continuar o hacer noche allí.

 

Los primeros kilómetros pasan volando, dentro de la poca visibilidad que había, me adentraba en terreno boscoso y de grandes praderas donde lo único que me encontraba a mi paso era el ganado pastando y caballos. Ya desde el km 2 tuve que poner en marcha el track de la ruta en mi reloj; había escuchado que aquí en Picos de Europa, el recorrido apenas se encontraba señalizado, así que o te conoces muy bien el terreno, o sin el gps estás bastante perdido.

 

Hubo tramos donde la “hipotética senda” desaparecía, así que a seguir el recorrido que me marcaba el reloj, con un poco de ingenio a veces, e intentando sacar el trayecto como se podía.

 

Etapa pasada por agua hasta llegar a los Bosques de Valdelafuente; una bajada muy bonita por estos bosques hasta llegar a un cartel sobre el camino que me dirigiría al refugio de Vegabaño…definitivamente iba a parar, hacer noche aquí y secar la ropa lo máximo posible ya que estaba calado hasta los huesos. Fue la decisión más acertada, porque desde el refugio Vegabaño hasta el refugio de Vegarredonda hay más o menos, en condiciones normales, alrededor de 6 horas de camino a buen ritmo; ahora con este temporal, sin conocer la zona, visibilidad muy reducida y mojado hasta el alma, iba a resultar bastante largo y pasarlo mal seguro, tanto tiempo mojado el cuerpo se iría enfriando y mal presagio.

 

A lo lejos vi el refugio…me quedo, más no se podía hacer. Total del primer día de ruta casi 13 km en 3 horas y 45 minutos con casi 1.000+ y 600- acumulados.

 

Así que nada, tocaba cambiarse de ropa, y por delante un día largo en el refugio con las labores de secar ropa; desde las 12:00h de la mañana que empecé hasta más de las 18:00h de la tarde, todo el día pegado a la chimenea y un radiador secando la ropa y las botas para salir al día siguiente con el equipo lo más aceptable y seco posible…darían muy mal tiempo igualmente, incluso pasaríamos de la lluvia a la nieve en cotas bajas, por debajo de 1.700 metros.

 

Y llovía…por la tarde seguía lloviendo, por la noche más lluvia, de madrugada seguía lloviendo…dentro del saco de dormir pensé en que alternativas tenía para afrontar la siguiente etapa; sabía que iba a ser larga, costosa y de mucha paciencia con el añadido del temporal que estaba azotando este fin de semana en toda España.

 

Por lo pronto, ya que había venido hasta aquí para intentar hacer el Anillo Integral de Picos de Europa, por mi parte, intentarlo que no quede, si mañana me tenía que dar la vuelta por cuestiones meteorológicas lo haría, pero al menos siempre intentarlo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad