FUERZA: TREN SUPERIOR

Es necesario que tengamos un tren superior bien trabajado y desarrollado, y para ello es necesario que entrenemos con cargas los diferentes grupos musculares que lo componen.

Entrenar con máquinas, pesos libres, etc. es una buena manera de fortalecer el tren superior del cuerpo, corregir nuestra postura será la base principal de cualquier ejercicio, su ejecución y técnica para no tener molestias y evitar las cargas incontroladas ya que lo único que nos ocasionaría sería lesiones innecesarias.

 

El principal objetivo de fortalecer nuestro tren superior, olvidándonos del fín “estético – belleza”, es dar estabilidad a nuestra columna vertebral; ésta estructura ósea necesita de una musculatura fuerte y resistente que sostenga la posición adecuada de la misma. Realizar un trabajo de fuerza y tonificación muscular de  los músculos del tren superior nos ayudará, entre otros muchos aspectos, a no tener molestias en zonas como las cervicales, hombros o zona media y baja de la espalda.

En muchos casos, debido a la falta de tono muscular, se genera nada más que inestabilidad y sobrecargas a ciertas zonas llegando a lesionarlas, incluso de por vida.

 

El cuerpo necesita un equilibrio en toda su musculatura, una compensación entre el tren superior y el tren inferior; si tenemos unas zonas más trabajadas y otras más débiles, poco a poco el cuerpo se descompensará generando molestias en diferentes partes, llegando a generar lesiones. Es habitual ver que los chicos prácticamente sólo entrenan el tren superior y las chicas centran sus entrenamientos en el tren inferior…es la realidad, y ¿qué puede ocasionarnos a largo plazo? Lesiones de rodilla, espalda, etc.

 

Sin olvidarnos del aspecto deportivo, llámese preparación física para un deporte en concreto o simplemente deportistas aficionados que practiquen pádel, tenis, running, etc. pensamos que no es necesario trabajar nuestra musculatura superior ya que, erróneamente, pensamos que por las características de un determinado deporte no tenga ninguna función y no es necesario. La realidad es que nuestro cuerpo es un TODO, de manera que para la mayoría de movimientos interviene una gran cantidad de músculos de forma coordinada buscando equilibrar la acción que estemos realizando.

Remo dorsal polea frontal

Estudios realizados demuestran que para mejorar nuestro metabolismo, entre otros aspectos, debemos trabajar nuestra fuerza; centrándonos aquí en nuestro tren superior, consumiremos más calorías al trabajar nuestra musculatura y, por consiguiente, ayudaremos a nuestro organismo a perder grasa.

La mayoría de las rutinas de entrenamiento del tren superior requieren la capacidad de poder estabilizar la acción a través de nuestra zona central. Es prioritario tener especial consideración desde el principio de nuestros programas de entrenamiento; cualquier gesto deportivo implica que nuestro centro, nuestro Core, trabaje y se active de manera automática.

Un correcto trabajo de entrenamiento conlleva realizar los ejercicios posturalmente correctos, trabajando en calidad del ejercicio y no en cantidad, bajar las cargas de peso y controlar los movimientos es primordial para sacar el mayor rendimiento y efectividad el trabajo realizado y evitar lesiones.

El tronco es un factor limitante en el entrenamiento muscular superior, ya que si no aguanta más, debemos parar el ejercicio ya que tanto física como biomecánicamente éstos los estaremos realizando sin el potencial – efectividad adecuado.

Ejercicios hay miles con sus correspondientes variantes, pero no nos confundamos al pensar que los ejercicios más “enrevesados” son los que más nos aportarán en nuestros entrenamientos; con una base firme de ejercicios y sus variantes, podemos tener un plan de entrenamiento global y eficaz, dotarles de un toque de imaginación e intensidad, pero nunca olvidarnos de que la base del ejercicio es una. Inventar es sinónimo de lesión a corto o largo plazo.

Y sobre todo, trabajar los diferentes grupos musculares en amplitud de movimiento combinándolos bilateral y unilateralmente, buscando la estabilidad para controlar nuestros movimientos y una vez controlados, incorporar superficies inestables para dar mayor intensidad a los ejercicios.

 

CONCLUSIONES FINALES

 

Tenemos que saber que nuestro principal objetivo cuando entrenemos nuestro tren superior será el de fortalecer nuestra musculatura para dar soporte y sustentación a nuestra columna vertebral.

A veces, somos… corredores, ciclistas, tal vez…y olvidamos o dejamos pasar el entrenamiento de nuestro miembro superior; es de vital importancia su trabajo para compensar nuestro cuerpo (equilibrio) y evitar así molestias o lesiones innecesarias por falta de tono muscular.